Historia del bocadillo de calamares

bocadillo_de_calamares_3325_309x189 (1)

Sabemos que en la Capital existen los calamares desde hace más de dos siglos.

El origen del bocadillo de calamares, se remonta a los tiempos de la reforma Católica. Los ciudadanos estaban privados de comer carne en acontecimientos como la Cuaresma, viernes de vigilia y demás costumbres católicas. Tenían que sustituir la carne por otras viandas como pescados y mariscos, legumbres, tubérculos, dulces, verduras, entre otros.

Era curioso que los madrileños solicitaran materia prima para sus platos, proveniente de regiones remotas.

Los pescados y mariscos comienzan a ser demandados en las capitales interiores como platos alternativos al consumo de carne, sin embargo, el transporte aún era precario y la distribución del pescado difícil.

Por esta razón, en 1739 se piden a la Corte, permisos especiales para traer pescados y mariscos desde los principales puertos del norte de la península. El pescado y los mariscos, empezaron a llegar en mejores condiciones y con mucha más variedad. Curiosamente hoy en día el segundo mercado de pescado más grande del mundo se encuentra en Madrid, después del mercado Tsukiji de Tokio.

El rebozado se utiliza posteriormente para rendir las cantidades. Los hosteleros de la época, también comienzan a darse cuenta que todo lo que fuera rebozado, gustaba mucho más.

El bocadillo o pan plano como tal, existía desde los sumerios en el Antiguo Egipto, conocido también como Shawarm o bocadillo turco, se utilizó a nivel mundial por su practicidad: fácil de preparar, variado, rápido, cómodo y barato. De servir estas elaboraciones en cucuruchos o platos al lado de un pan, a alguien se le ocurriría servirlas dentro de un pan al no llevar por ejemplo espinas el calamar.

El bocadillo de calamar, se convirtió en algo típico en los albergues y las céntricas casas de comidas y no tardó en convertirse en parte de la personalidad ‘a la madrileña‘, es decir, una preparación excelente con una simplicidad absoluta, que hoy en día constituye el más genuino fast food de Madrid.

Una vez situados en el presente, la historia nos muestra que junto con varios locales en la Plaza Mayor Casa María es un restaurante conocido como uno de los mejores sitios donde comerse un bocadillo de calamares, concretamente, el mejor de la Plaza Mayor catalogado hace unos días por la revista Traveler.

¿Y tú? ¿Te atreves a probarlo? Hazte fan de nuestra Página de Facebook pinchando en Me Gusta y te regalamos una caña de cerveza con la compra de tu bocadillo de calamares (precio €2,90 IVA incluido. Promoción actualmente vigente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s